5 señales de que estás casada con un alemán  

tu aleman es la excepcion a la regla

Este post lo he escrito basándome en mi propia experiencia de estar casada desde hace 10 años con un alemán. Siempre existirá la excepción el alemán que confirme la regla :-)

 

1) ¿¿¿Quién dijo celos??? ¿Te gusta que te celen? Entonces tendrás que ir buscando por otros rumbos porque de eso aquí no encontrarás nada.

Si eres latina y hasta ahora solamente has tenido relaciones amorosas con latinos, lo que te voy a contar ahora te va a parecer algo fuera de serie.
Esto me pasó hace aproximadamente 2 años.
Mientras esperábamos con mi hijo y mi esposo a que viniera el metro, se sienta a mi lado un chico de apariencia muy latina (con cara de haberse bebido hasta el agua de los floreros) y me dice:

– Latino: hola, ¿cómo estás?

– Yo: Ejem….bien…(mi cara un poema…se lo pueden imaginar…mi esposo y mi hijo estaban sentados al lado mío)

– Latino: ¿Vives en Hamburgo?

– Yo: Mmmm…sí

– Latino: ¿Dónde?

– Yo: en mi casa 😉

– Latino: ¿Te gustan los alemanes?

– Yo: Y…bueno…estoy casada con uno…así que seguramente sí.

– Latino: Que lindos ojos que tienes.

– Yo: O_O …mmm…gracias (así de grandes abrí los ojos y me puse roja como un tomate)

Después de esto por suerte el chico se dio cuenta que ya era hora de marcharse, se paró y se fue.

A pesar de no haber hecho nada malo me morí de la vergüenza pero tengo que decir que a la vez me sentí halagada. En Alemania es muy raro que alguien te diga un piropo y menos que menos estando tu esposo delante.

El tema había quedado enterrado, ni mi esposo ni yo volvimos a hablar de lo que había sucedido. Hasta que unas semanas después mientras caminábamos hacia el supermercado, mi esposo me mira fijo y me dice qué lindos ojos que tenés! Jajaja  y ahí largué la carcajada porque sabía que ESA era su forma de demostrarme que lo que me había dicho este chico no le había sido indiferente.

Ahora se preguntarán, ¿qué hizo “el alemán” en esta situación? ¿Se imaginan la respuesta? Nada.
Imagínense ahora ¿qué hubiese hecho un latino en su lugar? Mejor no imaginárselo. Yo agredezco de que se tome las cosas con más tranquilidad…aunque a veces para esta ariana es MUCHA tranquilidad :-)

2) No es nada fácil sacarles palabras dulces o alentadoras a los alemanes.

Como te conté en el primer punto, los piropos no son para nada su fuerte…pero para eso existen escuelas donde pueden aprender a lo que se le llama aquí “jemanden anmachen” osea tirarle los tejos a una chica.
Siempre que veo un reportaje al respecto pienso que una empresa de ese estilo en los países de habla hispana estaría condenada al fracaso desde el inicio.

En mi caso que tuve  relaciones amorosas tanto con un latino como con un alemán puedo decir que me quedo con la versión alemana. Es muy lindo que te digan piropos y te hagan sentir linda…pero muchas veces a los latinos se les va la mano.

Pongamos otro ejemplo:

Supongamos que te compras una prenda de vestir nueva o has ido a la peluquería y le preguntas ¿qué te parece? y su respuesta, aunque le parezca que está perfecto, será: no está mal (es ist nicht schlecht). ¡¿Cómo no está mal?! ¡¿Está bien o está mal?! ¡¿Te gusta o no te gusta?!

Mírate al espejo y elógiate tu misma :-)

3) ¿Te imaginaste alguna vez que la persona que más quieres en este mundo te podría llamar dientes de ratón (Mausezähnchen), osito (Bärchen) o lo que es mucho peor “pedo/flatulencia” (Pupsi)?
Estos son algunos de los apodos que utilizan los alemanes para llamar a sus parejas, aunque este último lo dicen más con el significado de “Baby”…de todas maneras…te imaginas que alguien en la calle te diga, ¡pedo cuanto te quiero?! jaja ¡yo paso!

De esto parece que no se salvan ni las esposas de los políticos…

He leído que el ex Presidente de gobierno Edmund Stoiber le decía a su esposa cariñosamente “Muschi” (una palabra bastante vulgar para hablar de la parte íntima de la mujer). Vaya apodo que se le ha ocurrido a este hombre…y así la llamaba adelante de todo el mundo. Yo me moriría de la vergüenza!

SCHATZ (tesoro) es el más pasable de todos…por suerte la familia de mi esposo no tiene la costumbre de ponerse apodos (Kosenamen) así que me he salvado :-)

4) Vete acostumbrando a comer pan por la noche! Si tienes problemas digestivos (hablando claro, si te cuesta ir al baño), te tomas un laxante! Porque si visitas a tus suegros no faltará el pancito por las noches.

Muchos alemanes ya están “hispanizados” (por decirlo de alguna forma) y ellos mismos te rogarán que les cocines algo caliente por la noche (warm essen).
A lo bueno nos acostumbramos muy rápido…;-)

5) Cada uno tendrá su cuenta en el banco y cada uno se pagará lo suyo. Este fenómeno no se da en todas las parejas, pero en muchas. Existen 3 opciones:

– Cada uno tiene su cuenta

– Tu esposo y tú tienen una cuenta en común

– Tu esposo y tú tienen una cuenta en común y además cada uno tiene una cuenta donde cada mes despositan dinero para que cada uno haga lo que se le dé la gana.

Siempre me acuerdo lo que me decía mi madre cuando vivía en Uruguay: “Lo mío es mío y lo de tu padre es de los dos” jajaja…(obviamente en broma) pero como yo soy muy buena discípula lo sigo al pie de la letra 😉

Y para finalizar no podía faltar el idioma!!!

¡Este idioma que tantos dolores de cabeza te va a causar!

¡No diga que no te lo avisé!

¡Te va a lanzar unas palabras kilométricas que te vas a quedar a cuadros! Pero ya sabes… cuando no sepas que decirle, sonriéle y dile Supercalifragilisticoespialidoso y marchando. Muy pocos alemanes conocen a Mary Poppins así que seguro no lo entenderá :-)

 

2


 

Sígueme en:

facebook instagram

14 comments

  1. dan

    on

    Reply

    Leo muchas veces lo que escribes y me gustan , encuentro mucha información que me viene bien pero lo de hoy lo encuentro bastante machista. Estas diciendo más o menos que si quieres un alemán te aguantas , hay que aceptar todo lo que a el le gusta y les conviene (solo porque “ellos son asi”) , tu tienes que cambiar ( si sienta mal el pan por la noche te aguantas ) .

    • Carina

      on

      Reply

      Hola Daniela

      El post iba con humor…es una pena que lo hayas tomado así. Si me lees con frencuencia te habrás dado cuenta que no acepto nada que no me guste. Pero siendo realistas..si vas a la casa de un alemán y hay pan para comer por la noche tenés dos opciones, o comes o no comes. No podemos pedir que nos hagan algo para nosotras.
      Si hubiese pensado que si quieres a un alemán te tienes que aguantar todo de él, lo hubiese puesto así de claro y no es lo que pienso.

      Una pena que no te hayas podido reir con el post como tantas otras latinas :-(

      De todas maneras espero sigas leyendo mis posts.

      saludos
      Carina

  2. Elizabeth

    on

    Reply

    A bueno asi somos mas informadas

  3. Fer

    on

    Reply

    Sé que el post está hecho con humor, pero es lamentable el nivel de estereotipos que manejas en esta entrada. Decir que “los latinos” son celosos y que te harían un show por cumplidos me parece no sólo una exageración, sino además algo completamente segregativo. Pareciera que las experiencias las sacaste de una película estadounidense, más que de la cultura de la cual provienes.

    • Carina

      on

      Reply

      Exacto estaba hecho para reirse :-)

      gracias por tu comentario

  4. Natalie

    on

    Reply

    A mi me gusto mucho, como siempre, tu post. Me reí un montón con el episodio de los celos. Me acuerdo que al principio de mi noviazgo con mi esposo, me iba a bailar salsa y merengue con otros amigos/conocidos (porque el no quería ir a bailar) y mi esposo, solo me decía, cuando me venían a buscar, pásala chevere. 0 celos. Un abrazo y sigue informandonos y haciéndonos reir.

  5. Gabriela

    on

    Reply

    Hola:
    ¡Por favor, no busquemos machismo donde no hay! Lo que Carina describe es muy cierto. Es alemán es así, poco demostrativo. Está en cada mujer “aguantarlo” o no. No serán tan apasionados como los latinos pero tienen otras virtudes que suplen lo que les falta a los otros. Muy buena tu descripción. Me la llevo a mi muro.
    Gabriela

  6. María Eugenia

    on

    Reply

    Me reí mucho Carina!!! Sobre todo con lo del pan!! Es así y también pasa con las papas en el almuerzo!! Estoy casada desde hace 25 años con un alemán y fijate que mi Rehinpinguin (yo le digo que él es mi pinguino del Rin! jjeje) es cariñosísimo, me dice Schatz, Mausi, Schnapsi y otras palabras por el estilo y a mí me precen supertiernas! Y estoy tan feliz de que no sea celoso al estilo de los latinos! Mi anterior novio era un venezolano que no le gustaba bailar (y a mí me encanta) y se ponía como un energúmeno cuando bailaba con otro hombre en una fiesta! Mientras que con mi alemán no pasa eso. Bailo con él y con otros chicos mientras él lo hace con otras mujeres! Nada de celos lo cual me parece excelente!!! No lo cambio por ningún otro!! Tschüss!

  7. Linda

    on

    Reply

    Si te cuesta ir al baño, te tomas un laxante o purgante pero no un diurético, porque los diuréticos son buenos para eliminar líquidos.

    • Carina

      on

      Reply

      Tenés toda la razón del mundo jaja se me cruzaron los cables :-) te agradezco mucho tu aporte

  8. Michelle Olaya

    on

    Reply

    Me he reido con este post, aunque he de decir que creo que yo me he casado con una alemán algo diferente a lo que comentas en el post.
    1) Julian, mi marido, es un pelin celoso, no es de los que arma espectáculos o discusiones si ve que alguien esta flirteando conmigo, pero si es de que se pone “once” (como decimos en mi tierra Guayquil, Ecuador cuando alguien está en alerta) y pone su cara de TERMINATOR analizando al otro. Él dice: yo en ti confío, pero a un tipo que no conzco no.
    2) mi marido es todo lo contrario, es de tirar los tejos/los perros incluso ahora que estamos casados. Es detalloso, justo ayer me vino con un ramito de flores porque según él fue un poco grosero conmigo por la manana al irse a trabajar.
    3) jajaja lo del ex presidente como llamaba a su esposa, es un poco vulgar si. Mi marido me dice Mausi, o sino simplemente en castellano CARINO.
    4) Julian no come mucho pan, más bien se ha acostumbrado él a comer arroz casi a diario, como nuestra constumbre en Ecuador. 😀
    5) aqui tambien él es lo contrario, mi marido me agregó a su cuenta bancaria, da igual quien pague la cuenta del restaurant o en la caja del supermercado. no ponemos separaciones alguna. más bien yo quiero abrir una cuenta bancaria para mi negocio de fotografía me dijo que no hace falta que con la cuenta que tenemos ya es suficiente. pero sinceramente tener cada uno su cuenta propia es mucho mejor, sobretodo si es para un negocio.
    6) y ya con lo del idioma, bufff! me vuelvo loca! a veces nos discutimos porque no nos entendemos, ahora hablamos más alemán entre los dos, pero a veces como él es un impaciente malinterpreta lo que digo y ahí es cuando se arma el jaleo y eso me pone mucho de los nervios! ;P

    me ha gustado mucho la página y el blog. ya me voy a suscribir para estar pendiente de las próximas publicaciones y así también para estar en contacto con otras mamis hispanas!

    por aqui les dejo el blog que empecé hace unos meses sobre nuestra familia:
    lamonstruitademama.wordpress.com

    saludos desde Baviera!

    • Carina

      on

      Reply

      Hola!! Muchas gracias por tu comentario!
      claro..no todos los alemanes son iguales :-) me alegro que sea detallista…independientemente de su nacionalidad los hombres de por sí son poco detallistas…

      Muchas gracias por el enlace, le echaré un vistazo :-)

      un abrazo

  9. Luciana

    on

    Reply

    Hola Carina, que interesante tu post. Yo por el momento estudio en Alemania, y estoy aqui desde Abril. Desde julio que tengo mi novio aleman, y es super lindo, es, debo decir, una super experiencia. El se ha adaptado mucho a mi diría yo, el come ahora lo que yo, es decir pura verdura. El pancito por la noche tal vez sea más de su familia, pero él no tanto, al menos, no cuando está conmigo. Sobre los piropos, es de los que siempre dice “Du bist so schön”, y yo me paro y me veo al espejo, y a veces pienso y le digo “Du brauchst eine Brille”, porque lo dice cuando despierto o cuando vengo de correr y estoy super horroroza, digo yo. Por el momento hablamos en alemán, y es super difícil. Las palabras kilométricas si de hecho, pero el ya sabe cuando no entendí porque pongo la cara de “Whaaaaaaaaaaaaat?”. Celoso creo que no lo es, en lo absoluto, aunque a veces diría yo, se un poquito aunque sea, pero bueno puedo vivir con ello. Él es el primer chico con el que salgo (nunca tuve novio en mi país), así que no puedo comparar a ciencia cierta con una relación con un latino, pero estoy muy feliz. Nunca me imaginé que esto pasaría. Ya estuve en el extranjero antes, pero nunca lo pensé, simplemente pasó y estoy muy feliz :)

  10. Shiguemy Flores Higa

    on

    Reply

    Hola!! me gustó mucho tu artículo!!! yo también le dije a mi novio: “Supercalifragilisticoespialidoso” y se quedó (O.O)? jajajajajajaja. Además él también desconoce mucho de la cultura pop de antes de los 90’s, eso es algo que me sorprendió, quizás es por eso que es tan fanático de todo lo referente a los 80’s 😀 . Éxitos!!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recibe GRATIS los mejores Consejos e Información

Que harán más Fácil tu día a día en Alemania

Revisa tu bandeja de entrada, tienes correo ;-)