¿Por qué es importante la estimulación musical temprana para el aprendizaje de un idioma?

Te presto todo, pero de mi guitarra (6)

Moxi es argentina, mamá de un niño de 6 años y cantante. Trabaja mayoritariamente en jardines de infantes bilingües, como también en escuelas de música y desde el 2010 en su proyecto “Mucha-Música” en el cual se dedica a la sensibilización musical en español.

Como cantante de alma y de formación, durante el embarazo canté y le canté a mi hijo para comunicarme con él. El resultado fue que, a pocos minutos de nacer, mi hijo respondió a mi primer canción de cuna cantando”

Presentacion moxi3

Allí por febrero del 2001 sentí la necesidad de buscar nuevos horizontes musicales y encontré en Hamburgo un espacio muy interesante. Volví a estudiar, terminé un Master en Composición Multimedial en la Hochschule für Musik und Theater, entre otros perfeccionamientos, y he logrado insertarme en la comunidad artística local. Hoy por hoy siento que este lugar es mi lugar, por sobre todo desde que naciera aquí mi hijo hace casi 7 años.

¿A qué te dedicas?

Hoy en día me dedico principalmente a la estimulación musical temprana, o sea a dar “clases” de música a los niños que todavía no han comenzado la escuela. Seguramente se estarán preguntando, ¿por qué entre comillas? Simplemente, porque creo que a esta edad mi trabajo consiste en reforzar lo que los niños traen consigo, que es mucho, y a mostrarles cómo desplegar mejor ese potencial.

¿Por qué es importante la estimulación musical temprana para el aprendizaje de un idioma?

La música ofrece un sistema perfecto para la adquisición de un lenguaje, ya que la emoción que ella transmite facilita la incorporación de los contenidos, con el agregado de que refuerza la competencia emocional de los niños y enriquece su forma de expresión. Además, tanto la adquisición del lenguaje como el aprendizaje musical están basados en el aspecto de la audición: ambos interaccionan y se retroalimentan.
La estimulación musical temprana en español es una forma de enlazar la adquisición de la lengua materna/paterna con una actividad lúdica, de forma que el idioma se incorpore sin presiones. “Viviendo” ese otro idioma, con canciones, con juegos musicales, con palabras y situaciones cotidianas, para permitirles a los niños reconocerse y experimentar la emocionalidad en ese otro idioma. Además, el hacer música y cantar canciones en castellano permite que el niño establezca un puente con nuestra propia memoria musical, con nuestras melodías, ahondando así el vínculo de nuestros hijos con nuestra cultura original sin dejar de lado el contexto en el que viven.
La mayoría de aquellos que vivimos fuera de nuestro país de origen y que tenemos niños deseamos que nuestros pequeños hablen no sólo el idioma del lugar donde vivimos sino también nuestra lengua. Con gran sorpresa observamos con qué velocidad el niño incorpora en forma natural el idioma que se ofrece en el medio ambiente (en nuestro caso el alemán) quedando en rápida desventaja nuestra lengua natal.

¿De qué se trata el proyecto “Mucha-Música”?

“Mucha Música” es un proyecto en el cual trabajo desde hace algunos años. En mis clases me dedico a la estimulación musical temprana de niños que todavía no han comenzado la escuela. En nuestros encuentros jugamos con la voz, aprendemos a cuidarla, a divertirnos con ella. Exploramos también nuestro espacio y nuestro cuerpo, experimentando el sentido del ritmo tal como lo sentimos en nuestra cultura latina, y enriqueciendo nuestros sentidos. Todo eso en español. Para que nuestros hijos se sientan fuertes en su otra lengua, porque estoy convencida que a esta edad los niños necesitan sentir un idioma.
Mi sueño sería que no sólo vinieran al grupo las mamás con sus nenes, sino también muchas mamás con sus bebés e incluso madres embarazadas, para ya desde el embarazo, cantarle mucho al bebé en camino y luego observar, con asombro, que el bebé muestra señales de reconocer esas canciones y sentir mayor seguridad y contacto (bonding). Si logramos mantener esa continuidad veremos que los niños adquieren un repertorio de canciones, un mayor vocabulario, y que comienzan a dominar muchos parámetros musicales. No se trata de si nuestros hijos serán en el futuro grandes instrumentalistas o cantantes de ópera. En mi grupo privado veo con mucho placer que los hermanitos pequeños, cuyas madres han venido con los nenes grandes a la clase, disfrutan grandemente la música, son muy comunicativos y estoy segura de que esa visita pasiva de la clase de música todas las semanas durante 9 meses, no pasa desapercibida. Además, en el grupo se genera un espacio cultural muy dinámico, en el que coinciden mujeres de diferentes lugares de Hispanoamérica, que traen sus personales formas de hablar y sus costumbres.

¿Cómo nació la idea de trabajar con niños?

Mi idea de hacer música en español con niños pequeños estuvo evidentemente muy ligada a la propia experiencia con la maternidad y a mi fuerte necesidad de que mi hijo adquiriese no sólo mi idioma sino también mi cultura.
Como cantante de alma y de formación, durante el embarazo canté y le canté a mi hijo para comunicarme con él. El resultado fue que, a pocos minutos de nacer, mi hijo respondió a mi primer canción de cuna cantando. Ya traemos una memoria musical desde el vientre materno, la voz de nuestra madre es el primer contacto con el mundo: ¿por qué no seguir profundizando? Es por esa razón que mis grupos son de madres/padres con sus hijos. Y aunque mi hijo hace como que no me escucha en ocasiones, o me dice “mami, basta de cantar”, al rato lo escucho repetir con letra y música lo que acababa de escuchar, mientras juega, ensimismado, (falta quizas la palabra “en” acá) cualquier otra cosa. Por eso también a veces les digo a las mamás: “seguí viniendo si podés, aunque te parezca que se porta mal”, porque los nenes tienen las antenas muy paradas y lo absorben todo. Y así, en grupo, nos conocen de otra forma. Porque también, interactuando en grupo con mujeres que hablan y sienten como nosotras, nos ven diferentes, en “nuestra salsa”, hablando un idioma seguras, sin titubeos.

¿Cómo equilibras el trabajo con tu papel de madre?

Trato de hacer lo posible para pasar tiempo de calidad con mi hijo. Prestar atención a lo que dice y también a sus reclamos. Cuando se es trabajadora autónoma hay que cuidar mucho de mantener la curva de crecimiento en el emprendimiento, pero siempre tomo en cuenta en qué punto puede empezar a complicar mis horas destinadas a estar con mi hijo.

¿Qué papel juega el padre, los abuelos, guarderías/colegios o niñeras en la conciliación?

Personalmente, he tenido un apoyo muy grande de parte del padre de mi hijo, con quien siempre repartimos las tareas de la crianza en la forma más equitativa posible. Hoy en día, por razones de fuerza mayor, tengo que asumir la mayor parte de esas responsabilidades. No es fácil, pero pese a todo, siempre tuve a mi disposición una red de apoyo muy importante por parte de amig@s, que me han sacado más de una vez de un apuro. Claro que la guardería o el jardín de infantes son un apoyo imprescindible, como lo sigue siendo hoy en día la escuela. En mi caso, no tengo familiares en Alemania, y nos alegra y aliviana muchísimo cuando alguien viene a visitarnos y se queda un tiempo por aquí, como es el caso en estos momentos. El hecho de que vengan familiares de visita es no sólo un apoyo sino también una forma de tender un puente que ayuda a que mi hijo reciba un estímulo del idioma y las costumbres de mi país de origen, sin olvidar lo que es sentir el amor de los seres queridos y cercanos que están lejos geográficamente.

¿Cómo fueron los inicios de tu emprendimiento?

En mi caso, muchas amigas, madres de bebés, fueron las primeras que me brindaron su apoyo incondicional para armar mi primer grupo. Mis mamás fueron y son un motor increíble, multiplicadoras fieles y las mejores propagadoras de mi trabajo. Estoy muy orgullosa de ello.

Claro que los comienzos no fueron fáciles, pero al momento de comenzar mi actividad estaba tan segura de que podía lograr mi objetivo, que los frutos no tardaron en llegar.

¿Qué obstáculos tuviste que sortear?

Si bien no son obstáculos, creo que una gran dificultad a superar es la organización de los tiempos. En mi caso, tengo que dedicar muchas horas no sólo a la planificación de las clases, a capacitarme, a aprender el material que voy a enseñar, sino que también tengo a mi cargo las relaciones públicas, la publicidad y difusión más  la parte administrativa,la parte administrativa, un elemento clave para que el aspecto financiero salga siempre a flote. En ese aspecto es también importante la capacitación y para eso he hecho muchos seminarios (recomiendo firmemente a aquellos que comienzan con un emprendimiento los seminarios de H.E.I. (http://www.hei-hamburg.de/)

¿Volverías a emprender? ¿Que es lo que más te gusta de tu actividad y qué menos?

Por supuesto que volvería a llevar a cabo este y otro emprendimiento. Amo mi trabajo, tengo una suerte muy grande al poder estar rodeada de niños, con toda su calidez, inocencia y capacidad de respuesta, por nombrar sólo algunas de sus características positivas que me llenan de energía todos los días.

El aspecto negativo de ser trabajador independiente es que no hay días de enfermedad. Cada día de enfermedad se paga caro. En mi actividad los seguros profesionales son carísimos y no cubren los días de baja por una gripe o una gastroenteritis. Es por eso que se hace necesario ser muy ahorrativo, para estar autoasegurado para estos casos.

 

Moxi muchísimas gracias por haberte hecho un tiempito en tu agenda para estar presente en HispaMamis :-)
Todas las mamás y los papás hispanohablantes que estén interesados en participar del grupo de música con sus hij@s están invitados a una clase de prueba, previa concertación de una cita. Para más información l@s invito a pinchar en el siguiente enlace:
http://hispamamis.com/hispanohablantes-hamburgo/educacion-y-formacion-bilingue/

Además en nuestra sección “Canciones infantiles” encontrarás las mejores canciones para cantar con tus hijos y reforzar el aprendizaje de nuestra lengua.
http://hispamamis.com/canciones-infantiles/

2


 

Sígueme en:

facebook instagram

4 comments

  1. Cristina Giner Fuertes

    on

    Reply

    Nosotros somos “alumnos de Moxi” desde hace algunos años con mis dos hijos.
    Manuel de 4 y Luis de 1 y medio.
    Sólo puedo recomendar la actividad y Moxi lo hace muy, muy bien :-)
    Además Luis, al haber sido ya alumno desde que estaba en mi barriga, es muy, muy musical y desde las primeras clases a las que acudimos tras su nacimiento, se muestra activo, participativo y sobre todo encantado de estar en un sitio donde se canta, se juega y aprende con instrumentos musicales…. y encima en castellano!

    • Carina

      on

      Reply

      Nosotros también fuimos alumnos de Moxi y seguramente lo seamos con Emi nuevamente :-) La recomiendo 100%

  2. Erica

    on

    Reply

    Excelente proyecto!

    • Carina

      on

      Reply

      Muchas gracias Erica! un abrazo desde Hamburgo :-)

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *