Una carta que como MADRE jamás olvidarás

Los estantes llenos de libros y las cajas repletas de juguetes, entras al cuarto de tu hijo y sabes que cualquier día de estos un libro te romperá la cabeza o te caerás de c…encima de algún lego. Pues el cuarto de mi hijo es de esos mismitos, pero aún así no dejo de comprarle cosas con la excusa, de que en Alemania el invierno es taaaaann largooooo que de alguna manera hay que entretenerlo. Es solo una cuestión de supervivencia :-)

Luego de irlo a buscar a la guardería por las tardes, si no tenemos otra actividad, suelo poner una caja con cosas para dibujar, colorear y pegatinas encima de la mesa e intento motivarlo para que hagamos algo juntos. Muchas veces después de 5 minutos ya no quiere seguir y es más que entendible, ya que se pasó todo el día en la guardería haciendo lo mismo.
Sinembargo, los momentos que más disfrutamos son aquellos en los que estamos solamente él y yo, donde no hay juguetes, ni libros, ni audiolibros, ni nada a nuestro alrededor. Lo siento en mi falda (aunque se me haga cada vez más difícil por la panza 😉 ) y jugamos a traducir palabras. Ahora está en la etapa que le encanta demostrarme que sabe hablar alemán, así que por lo general yo le digo las palabras en español y él me las traduce. Así nos podemos pasar raatoooo. Además me encanta enseñarle los juegos a los que jugaba cuando era chica y sorprendentemente a él le fascinan, unos de sus preferidos son jugar a las escondidas o cantar la canción “ juguemos en el bosque mientras el lobo no está, ¿lobo está?”.

Dicen que los niños y los borrachos no mienten, ¡que verdad más grande!
Este video es realmente muy emotivo, así que antes de comenzar a verlo te recomiendo tener un par de pañuelitos desechables a mano :-)

Carta videoTe advertí que este video sería muy emotivo y no prometí demasiado ¿verdad?, yo misma tuve que luchar con las lágrimas cuando lo miré por primera vez y me sigue emocionando cada vez que lo miro. Creo que lo que más nos duele escuchar es que nuestros propios hijos nos digan la verdad en la cara y saber que tienen toda la razón, lo único que desean y necesitan es estar con nosotros y todo lo demás es tontería.

Hace aproximadamente unos 4 meses (coincidiendo quizás con el comienzo de mi segundo embarazo) mi hijo comenzó a pasarse todas las noches a nuestra cama. Tengo que confesar que disfruto mucho teniéndolo a mi lado y que por las mañanas me despierte dándome besos y haciéndome caricias. Sinembargo mi panza cada vez está más grande y “diablillo” es un niño bastante inquieto para dormir. Y cuando digo inquieto, me refiero a despertarte y tener sus pies al lado de tu cabeza o que repentinamente te meta una patada en el lugar menos pensado. Hace algunas semanas, después de haberle explicado millones de veces que tenía que dormir en su cama porque cada uno tenía que dormir en la suya, con mi esposo tomamos la decisión de proponerle un trato, ¿a qué me refiero con esto? A utilizar un sistema de recompensa. Si él dormía en su cama toda la noche, al otro día por la mañana le daríamos un punto rojo y cuando llegara a tener 10 puntos rojos en total, le daríamos el auto policía de la marca Lego que venía pidiendo hace semanas. A lo que nos lleva la desesperación jaja ¿Se pueden imaginar cuál fue su respuesta? A nuestra propuesta nos contesta, ¿un punto rojo y tengo un auto policía? Y le digo, bueno… cuando tengas 10 puntos en total. Y me dice, mamá nos vemos por la noche en tu cama 😉 yo por un lado pensé, ¡verdamt, no puede ser! Ni esto me funciona, pero en el fondo estaba orgullosa de que hubiese elegido estar conmigo en vez de tener el auto que tanto deseaba.

Ahora que ya sabemos qué es lo que nuestros hijos desean de nosotr@s, me gustaría saber qué es lo que le pedirías tú a tu hij@ para estas fiestas.
Comenzaré yo para romper el hielo…

Querido hijo:

Me gustaría que dejaras de decir: ¡mamá ya soy grande y puedo solo!, para mí siempre serás mi “bebote”. Deja de crecer tan rápido y déjame disfrutar cada minuto contigo! Eres lo más hermoso que me ha pasado en la vida. Te pido que nunca dejes de sonreir, ni de abrazarme, ni de decir que eres mi príncipe.

Con todo cariño
Mami

p.s.: ya que tengo la oportunidad de pedir, si no es mucha molestia despues de casi 4 años creo que ya es tiempo de que pueda ir al baño sola otra vez, mmmm… sin expectadores :-)

 

Únete a nuestra comunidad

Recibirás los mejores posts en tu correo antes que nadie 😉

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *